Si lo tienes todo bajo control es que no vas al límite.

Me dijo -“Vas a ser la reina de mis futuras pajas.“-

Sonreí, humedecí sus palabras entre mis muslos y volvimos a dejarnos llevar por tantos excesos, entre risas, calor y saliva.

-“Regálame tus bragas- me pidió al despedirse- y sin más, se las guardó en el bolsillo.

-“Me llevas junto a tu entrepierna”-le susurré.

-“Cuídame”.

 

 

 

 

Copyright©L.S.2016-20