Algebra emocional.

Te propongo un juego:

Te cambio una poesía por un instante dentro de tu geometría.

Poder untarme de tu saliva y dejar que humedezca con lascivia y sin derribo mi imaginación.

Te regalo una rima bien conjuntada, vestida de viento en Mayo,

para que alargues tu olor y vengas a rozar mi noche de lunas y mareas.

Una rima que dure una breve eternidad

mientras te derramas entre mis muslos y van cayendo las vocales lentamente,

deleitándose en cada pliegue de mi piel, transformándose en aire.

Voy a escribirte algo parecido a un verso en tu oído,

limado de susurros delirantes

a cambio de goces sorpresivos

y de tu lengua invadiéndome

a grito encendido.

 

 

L.S.

 

“Sólo creo en el fuego. Vida Fuego. Estando yo misma en llamas enciendo a otros.

Jamás muerte.

Fuego y vida.”

(Anais Nïn)

 

 

Copyright©2016-20L.S.