Soy bueno con el amor, soy bueno con el odio, es en el medio donde me quedo paralizado. (L.Cohen)

Mi regalo de cumpleaños llegó de madrugada
sin comas y con acento.
Con mucho.
Con todo el acento.
Y desnudo. Solo le cubría una pequeña cuerda negra donde se podía leer un “Felicidades” en diferentes idiomas.

_”Soy tuyo, puedes usarme”_ Me dijo rápidamente.

_”Utilízame. Fúmame. Trágame. Digiéreme.
Sácame fuera,
déjame dentro.
Coge mi mano.
Suéltala,
pero no la dejes.
Riégame.
Déjame lamerte.
Aprieta la cuerda.
Aviva las ascuas.
Besame fuerte.
Sángrame dulce.
Duéleme lento.
Revuelve mis palabras
Rompe mis esquemas…”_

Se arrodilló.
Me conquistó en un solo gesto.

Y le besé.

 

L.S.

Copyright©2016-20L.S.

“Tal vez olvidaré tu nombre,
pero jamás el abrazo que me hizo gemir de placer”

(Juana I de Castilla )