¿Y si salvamos Octubre con un beso?

“Si el amor como todo es cuestión de palabras
acercarme a tu piel fue crear un idioma…”

_Deberías estar prohibida_ me dijo.
Le miré
Acaricié mi pelo
y escuché algo parecido a:
_Ven, incéndiame las ganas_

Se acercó más,
tanto que ni el aire se atrevía a interponerse entre su respiración y la mía.
Cogí su mano,
la fui deslizando por mi piel
a mi antojo
con mi ritmo.
Me desnudé mientras me seguía con la mirada.
Él, vestido.
Muy vestido.
Miré hacia el aceite de argán situado sobre la mesa.
Lo cogió.
Comenzó a cubrir mi cuerpo con él,
gota a gota
resbalando con total descaro por mi cuello
colándose entre mi pecho
llegando al ombligo
perdiéndose en él.
Volví a guiar su mano
a mi antojo,
entre su deseo
y mis muslos.
Respirándole.
Inevitablemente,
sin poder ya, dejar de hacerlo…

 

L.S.

Copyright©2016-20L.S.