Mi sístole bailando con tu diástole.

Cuando te como

todos los mares caben en mi boca

navegan veleros fantasmas por mi lengua

y presiento tsunamis de placer que llegan.

Cuando te como el coño

conozco el vino que dio origen a la vida

y lo bebo como el borracho más dichoso

para servirme un trago más de tus adentros.

Cuando te como el coño

espío el porvenir de tus recuerdos

mientras tu cuerpo se exprime

para dar de beber a este eterno sediento.

Digamos que cuando te como entera

te quiero tanto

y como tengo la boca ocupada

en el más feliz de los trabajos

puedo ocultar que me he quedado

seco,

sin palabras.

Están nadando en lo más hondo

diciéndote poemas líquidos

que explican sin sonido

lo que siento

cuando te como el coño.

 

(C. Salem)

 

 

Copyright©2016-20L.S.