Contar, si no es con tus manos, siempre es de menos.

“Cuando doy rienda suelta a lo que soy, me convierto en lo que podría ser” ( Laozi)

 

Has vuelto a entrar en mis metáforas

lentamente,

acariciando cada palabra desafinada.

Me has visto abierta de piernas a la rima

y a la risa también.

Te has desnudado para leerme mejor,

para amanecer empalmado frente al espejo.

No has necesitado tocarte

lo he hecho yo con mis uñas afiladas

mojándote de calma

desde mi aquí

desde este litoral

que te baila lento y sin luz…

 

 

Copyright©2016-20L.S.