Milk and honey dripped from my lips as I answered.

Carta 3, de Victor a Lara:

El efecto Pigmalión nos ronda. ¿Acaso no es hermoso cuando observas la metamorfosis en la sumisa y es absolutamente desalentador cuando el orgullo o la falta de interés se desvelan con el paso del tiempo?. No sé si te comenté en la otra carta mi decepción en los clubs de  BDSM. Ayer me identificaba con las palabras de Catherine Robbe-Grillet, la viuda de Alain, por la que sentía respeto y después de ver “La Ceremonia”, sólo puede sentir admiración. El BDSM tiene mucho de ritual, ese es un atractivo, y como todo ritual es trascendente en nuestra percepción de la realidad. Pero mi experiencia es que se ha transmitido como una fiesta, un club social, asexualizado, una especie de competición entre sumisos reunidos para determinar quién resiste más el dolor. Como comprenderás es decepcionante y, peor aún, aburrido. 

Nunca he tenido una sumisa 24/7 porque las dos sumisas que tuve vivían fuera de mi ciudad. Algo que, de alguna manera, lo dilataba todo. Agendar encuentros, sesiones, días, lugares…Hubiera sido interesante saber en qué habría derivado ese 24/7 aunque tengo que reconocer que no he conocido a nadie todavía que lo haya llevado a cabo. 

Mi fracaso en el BDSM se debe a que, probablemente, de manera inconsciente, he pretendido disolver el binomio señor/sumisa. Romper las normas del juego es algo que me seduce siempre, quizá porque mi manera de pensar es intuitiva y trata de buscar siempre soluciones alternativas, marginales, más transgresoras, sin que eso signifique ni mucho menos que no sienta un profundo respeto por la tradición. Creo que ha sido así porque necesito alimentarme de algo que respire de lo nuevo. Me gusta aventurar que si viviera una relación 24/7 estaría inspirado en aquella frase de Gerard de Nerval que leí cuando era un adolescente y que ha guiado mi manera de ver el mundo de alguna manera: “otorgar a lo cotidiano la dignidad de lo desconocido”.

Anteriormente te citaba a Robbe-Grillet y estoy seguro de que ella defendería con gran entusiasmo que un dominante tratara de formular nuevas reglas. Pero los tiempos actuales no hacen que sople el viento en esa dirección. Creo que el BDSM vive absorbido por etiquetas: ¿eres switch?, ¿brat?, ¿esclavo?, ¿sumisa?, ¿amo? Creo que todo eso, finalmente, hará que el BDSM sufra de una enfermedad degenerativa. Se disolverá por inanición, o peor aún, por una fibrosis pulmonar o una esclerosis que le impida respirar oxígeno o moverse con agilidad. El BDSM ha creado sus propios hastags que quedan muy bien bajo una foto en instagram, pero carecen de sentido en la vida real. El filosofo Mark Fisher, que se suicidó hace unos años, y que te recomiendo encarecidamente que leas, distinguía lo real de la realidad. La realidad es un sistema simbólico, muy importante para nuestra comunicación, lo real es el cúmulo de contradicciones ocultas tras esa realidad.

No me he enamorado de mis sumisas, porque no despertaron nunca ese sentimiento. Me hubiera consolado saber que eran realmente sumisas y no estaban siguiendo una moda, por mucho tatuaje grabado en su piel o muy alternativas que parecieran. Obviamente, mantener una correspondencia como esta con ellas habría sido imposible. Una de ellas era diseñadora. La otra vivía en Cádiz y aunque era dominante, quería ser mi sumisa. Desde un punto de vista intelectual no tenía nada que hacer con ellas. Comprendí que esta circunstancia alimentaba mi sadismo, no necesariamente desde un plano físico, que también, sino psicológico. No lo soportaron. Me consuela una amistad latente, al menos supongo, aunque no he vuelto a tener contacto con ellas. 

Nunca he tenido un sumiso, no en un sentido estricto, pero sí he generado esa dependencia emocional en algunos hombres que buscaban mi protección y se prestaban a servirme. Pero yo eso lo he investido con el lenguaje de la amistad. Lo he transformado en camaradería. Probablemente hoy, en un incipiente estado de cambio, podría haber derivado en una relación amo/sumiso con alguno de ellos, pero estaría prevaliéndome de su situación emocional. Sería cruel, pero no sería en sentido estricto justo. Como ves, no tengo ningún prejuicio con la crueldad, ni tampoco con el dolor, a un nivel corporal o a un nivel psicológico. El sadismo es inherente a mi manera de pensar.  Conocí a unas cuantas mujeres que disfrutaban con ella sin haber sido sumisas. Creo que está en nuestra “genetica cultural”. De alguna manera, eso ha sustituido la vacante de sumisa en mi vida

A las dos sumisas que tuve les permití que fueran ellas quienes tomaran la batuta. Creo que es bueno hacerlo, porque me fascina jugar con la idea del otro. Forma parte de un buen aprendizaje. Que conozcan las responsabilidades, el sentido de la entrega y de la posesión. Lo hace todo más “democrático”. Y porque de esa manera interiorizan mejor su papel de sumisa. Es curioso la facilidad con que lo hacen desde un plano sexual y lo difícil que es que lo hagan desde otro intelectual. Esta circunstancia viene a verificar que no todo el mundo puede ser dominante y sobre todo, como todo se ha convertido en un espectáculo. Y nadie más hedonista que yo, pero hedonista hasta la muerte.

Te deseo.

V.

“I have

what I have

and i´m happy.

I´ve lost

what I´ve lost

and i´m

still

happy”

(Rupi Kaur)

Copyright©2016-20L.S.

11º mandamiento: me saldré con la mía.

“When the erotic and tender are mixed in a woman, they form a powerful bond. A fixation.”

(Anais Nin.)

Fuimos al cine. Por fin.

Me puse casi de gala , después de tantos meses la ocasión lo requería.

Y para mi ponerse de gala es coger el último conjunto de lencería que se me antojó comprar hacía apenas días.

Encaje negro con ligueros incluidos. Sandalias de tacón y un vestido corto con mucho vuelo. Me perfumé. El último toque en mis labios de carmín y dispuesta a seguir con todos mis sentidos la película. O no.

Mi acompañante me esperaba en la puerta. Sonrió al verme llegar, imagino que me intuía más “casual”. Pero yo tenía una cita importante, con el cine, claro.

La oscuridad, la pantalla grande, las butacas meciendo mi cuerpo, el olor a intriga en el aire. En la mitad de la película mi atención comenzó a esparcirse por la sala mientras aumentaba el calor. Me subí el vestido. Le dije a mi acompañante que se agachara. Me apetecía dejar mis pies en un lugar más blandito que el frío suelo de la sala.

Sonriente como siempre lo hizo, se situó “a cuatro patas” , me quitó las sandalias con suavidad y comenzó a lamer mis dedos de uñas rojas.

Uno a uno. Con tanta dedicación que sin buscarlo perdí varios minutos de la película. El calor de su lengua húmeda se apoderaba de mi piel, intenté con sutiles movimientos que lamiera los dos pies a la vez. Casi lo consigo.

Cerca de nosotros había una pareja tal vez siguiendo la película. Nos dio igual.

Mis pies se retorcían dentro de su boca, sobre su rizado cabello, en su rostro. La comodidad del vestido me permitía abrir las piernas y moverlas a mi gusto. Seguí viendo la película mientras su boca buscaba mis cosquillas tan solo consiguiendo que mi excitación creciera por momentos licuada y arrebatada.

Llevé mis manos a mis piernas sutilmente bronceadas por el sol y le indiqué con un breve movimiento que las recorriera con su lengua en sentido ascendente.

Con tan leve cadencia lo iba haciendo que cuando quise darme cuenta mis dedos estaban bajo mi lencería, casi sin ser consciente de como habían llegado hasta allí, me sorprendí a mi misma acariciándome y con los diptongos escapándoseme entre suspiros.

Llevé dos dedos a mi boca, los relamí y se los ofrecí a él que gustoso hizo lo mismo.

Ahora volví a indicarle donde quería sentir , más bien necesitar, su lengua.

Le allané un poco el camino, separando con mi pulgar el tanga hacia un lado, mientras con el dedo corazón le indicaba el punto exacto .

Las feromonas resbalando por el suelo, su cabeza entre mis piernas y yo sujetándole para que se moviera a mi ritmo. Coloqué mis pies desnudos sobre el asiento delantero y esa butaca que se iba desbaratando por momentos.

Y como dijo alguien, aquello duró un instante pero podría haber eclipsado la eternidad.

Coyright©2016-20L.S.

Quiero escribir y me sale espuma.

Que nadie lo roce
ni siquiera el viento, bueno si, el viento sí.
Él puede meterle mano, estrujarle, escupir caricias sobre su piel que es mía.
Esculpirle goces nuevos, que no dejarán de ser placeres míos también.
Pero el viento…
Será casi como mi aliento sobre su piel erizada de tanto esperar.
Como su sexo impaciente cuando se estremece ante la más sutil de las caricias accidentales. Imprudentes.
Improvisadas.
Arrasadoras.
Regarle con mi saliva.
Gota a gota.
Sería como soplarle hasta quedarme sin aliento.
Y seguir soplando con sabor a brisa de junio.
Ganas a ganas.
Mientras tanto, el aire…
Ahí fuera, esperando-nos.
Y él, desnudo frente al ventanal abierto, cumpliendo mis ordenes.
La noche al otro lado.
Me acerqué a su inmovilidad.
Le agarré sus musculadas nalgas, me perdí entre su pecho y apreté sus pezones.
Siente la brisa en tu piel-le susurré.
Cerró los ojos y respiró.
Lento. Excitado.
Dejándose hacer.
Fijé sus muñecas a la barandilla de la ventana con unas gruesas esposas.
Abrió los ojos.
Acaricié su espalda con mis dedos llenos de uñas rojas afiladas.
Se estremeció.
Mi lengua fue bailando sobre las huellas de los recién estrenados arañazos.
Inclínate hacia adelante- le dije con suavidad.
Humedecí mis dedos y el juguete que guardaba escondido bajo la lencería negra.
Lentamente los pasé por mi boca de labios rojos y expectantes.
Ahora siénteme- le dije bajito, a modo de caricia.
Apreté sus nalgas, abrí sus piernas con mi rodilla, agarré fuerte su polla y al tercer suspiro me metí en su cuerpo, que es ya, mi pertenencia.
Un dedo, dos…
Y el plug de tamaño perfecto.
Su respiración se aceleró. Casi tanto como el viento que ahora nos golpeaba en el rostro de puro vicio y excitación.
Soy tuyo- me repetía moviéndose ligeramente.
Ahora más dentro aún- le susurraba a la altura de su nuca sudorosa.
Y apreté el plug con todas las ganas comprimidas en un solo movimiento.
El viento…veloz, impaciente, sediento. Pidiéndonos más.
Le agarré fuerte su polla perdida en algún “no pares” y cuando no pudo más, paré.
Algún sonido indescriptible salió de su garganta, me dio igual.
Tiré con suavidad o no, de su pelo tan rizado como oscuro.
Volví a agitarle rápido, fuerte,
sin demora.
Él navegó entre ríos de imágenes, sensaciones y urgencias.
Yo, satisfecha
y manchada de miel y esperma.

“Le dije: sé, y fue, tal y como yo le concebí”

 

 

 

Copyright©2016-20L.S.

Besatemonos.

Había una vez una cosita muy sexy cabalgando entre mis sueños.

La cosita sexy fue mutando y lentamente llegó  a convertirse en algo tan sexy como seductor y ya no solo cabalgaba de noche, lo hacía también bajo los rayos dorados de mis muslos abiertos.

Y siguió creciendo y ahora era sexy-seductor-valiente. Y así fue aumentando la necesidad de decir su nombre. Siguió evolucionando como solo pueden hacerlo los que miran hacia adelante y se tornó en sexy-seductor-valiente-intenso. Así, como solo pueden serlo las cositas sexys de por allí.

A veces me llamaba desde el coche, en cualquier carretera perdida y con cualquier excusa, para acabar diciéndome que tenía mis bragas entre sus manos y que si le daba permiso para tocarse. Y me lo decía con su sexy-ronca voz, como si nada.

Y como si todo, yo le daba permiso a condición de que lo hiciera desnudo, y entonces él se desnudaba y permanecía así en el coche, esperando mis instrucciones mientras fusionábamos su ansia y mi deleite.

Desde su sexy sinceridad como solo los valientes saben hacer, me decía que necesitaba subir un peldaño más, o varios a la vez, y a mí que me ponen las escaladas le contestaba que estuviese preparado para todo.

Y todo es todo.

Sin limites- me decía medio jadeante de placer y éxtasis futuro.

Haremos de todo, salvar al mundo lo primero como dijo aquel,

después, marcarte…

El alma, la sonrisa, la piel- le anticipé.

Eres de una dulzura dolorosa- añadía mientras acariciaba su sexy desnudez en mitad de la nada. Y tal vez bajo el reflejo de alguna excitada luna que moría de ganas por rozarle en alguna de sus múltiples vidas.
Tal vez…en esta.

Después…escarbar en su rima.

Y tocarle.

Morirle. Amarle. Follarle.

 

 

Copyright©2016-20L.S.

Revert to dream.

Y tras empaparle de besos y cubrirle de caricias de diferentes texturas me ha enviado un mail con nuestro ultimo encuentro, con comas, sin rimas, con ganas… y me ha pedido que lo escriba en el blog. Le dije que eso lo decido yo.
Era su cumpleaños…
Y le dije que sí.

“Hemos aparcado, me apresuro a abrirle la puerta.
La cojo de la mano y saca por la puerta sus esbeltas piernas enfundadas en medias negras con una raya por detrás y acabadas en unos vertiginosos zapatos de charol con tacón de aguja, de las cuales yo, su amante sumiso no puedo apartar la vista.
La sigo, siempre un paso por detrás, portando todos los paquetes con compras que hemos hecho mientras ella camina de forma sensual y poderosa hasta el portal. La abro la puerta mientras se me cae alguno de los paquetes, lo cual la hace sonreír, ya que esa falta tendrá su correspondiente castigo, sospecho.
Llegamos al ascensor y al abrirla la puerta me ordena que suba todos los paquetes por la escalera ya que sólo son cinco pisos y en los ascensores no se permite subir a animales, me dice de forma burlona.
Obedezco.
Cuando llego arriba, jadeante, ella ya está esperando en su trono con la fusta en la mano y las piernas cruzadas. Da un toque con la fusta en el zapato que cuelga e inmediatamente procedo a limpiarlo con mi lengua, quitando todo el polvo y suciedad que se pudiera haber adherido.
Me ordena desnudarme y ponerme de pie en posición de espera. Ella agarra mi pene que está encarcelado en un aro de castidad con anillas y noto como al contacto de su suave mano el pene lucha por salir de su cárcel, entonces se agacha lentamente y roza sus labios lo cual hace que el pene lata como si tuviera vida propia, haciendo que suplique que me libere de tal cruel castigo.
-Todavía no- me dice mientras me enseña la llave que libera el candado del aro. A continuación me coge de mis nobles partes y me hace seguirla hasta su habitación, allí me ordena que la desnude lentamente. Empiezo quitándola los tacones los cuales beso en su interior inhalando el aroma que dejan sus delicados pies, sigo con la falda de látex que ciñe su cintura, mis manos acarician sus caderas, sé que la hace suspirar aunque procura que no me dé cuenta, a continuación me arrodillo y la quito las medias con la boca deleitándome con su piel, seguidamente nos ponemos de pie y procedo a quitarla la blusa, se pone de espaldas a mí y roza de forma intencionada su trasero con mi pene encarcelado mientras acaricio sus pechos ya erectos por la excitación. La suplico en el oído que me libere de esta cárcel,una y otra vez, mientras me contesta siempre que no, aunque tal vez lo esté deseando casi tanto como yo.
Cuando considera que ya he suplicado lo suficiente y cuando ya creo que no va a hacerlo, coge la llave y juega a que abre el candado, mi pene vuelve a palpitar lleno de vida, acerca sus labios a mi jaula y roza con la punta de su lengua mi pene que está totalmente rojo y a punto de estallar. La suplico esta vez con desesperación que lo libere y ella entonces para mi sorpresa me da una sonora bofetada que me descoloca por completo.
Entonces cuando vuelvo a estar totalmente rendido, coge la llave y abre el candado. Mi pene sale de su prisión como la lava sale de un volcán, está enorme y totalmente erecto, me acaricia suavemente lo cual me hace estremecer, me besa y acaricia con su lengua lo que hace que aparezcan las primeras gotas de líquido preseminal y finalmente y de forma sorpresiva me arropa con su boca introduciéndome entre sus labios, lo que hace que me muera de placer.
Finalmente cuando ve que estoy a punto de eyacular, me coge de mis partes y aprieta para cortar la salida del semen, me mira de forma perversa a la cara y me dice que es ella la que establece cuando se abre el candado y cuando eyaculo, para a continuación volver a ponerme el cinturón de castidad y cerrar el candado.

Ahora, estoy escribiendo estas letras recordando todo, mientras recapacito sobre cuál es mi posición y a quien pertenece mi pene.”

 

 

Copyright©2016-19L.S.

A medias no se puede conseguir algo entero.

“Mira, ven detrás de mí. Contengo tu placer, tu falo está conmigo…”

“Ven detrás mío con tu amor, ¡Oh Sol, has encontrado mi corazón exaltado, ejercita mi deleite…”

14075859378071.jpg

(Papiro erótico de Turín)

En el siglo XIX, un obrero que hacía excavaciones en las áridas tierras de Deir el-Medina, un antiguo poblado de artesanos y obreros cerca del Valle de los Reyes, en la orilla occidental de Luxor, en la antigua Tebas, encontró una antiquísima vasija que contenía un objeto singular: un antiguo papiro egipcio que contenía una serie de 12 explícitas viñetas con representaciones sexuales, creado alrededor del reinado de Ramsés II (1279-1213 a.C.).

papiro-erótico-de-Turín.jpg

Copyright©2016-19L.S.